Preocupación entre las escuelas de español en España por las consecuencias a corto plazo del coronavirus (Covid-19) en nuestro país.

Del mismo modo que los españoles viajamos a otros países para el aprendizaje de idiomas como el francés o el inglés, nuestro país recibe miles de estudiantes procedentes de multitud de países con la intención de estudiar español y realizar una inmersión lingüística en España. El de la enseñanza del español como lengua extranjera (ELE), se está viendo muy afectado por las políticas de cierre de fronteras de algunos países, con cancelaciones masivas de estudiantes que afectan no solo a las escuelas sino a una gran cantidad de trabajadores que dependen de las mismas.

En 2019, las escuelas asociadas a FEDELE (Federación Española de Asociaciones de Escuelas de Español para Extranjeros) acogieron a más 138.000 estudiantes según los datos registrados en el informe sectorial realizado por la entidad y publicado el pasado 6 de marzo durante la Convención Anual donde se citaban un centenar de centros y escuelas.  Dato que ha supuesto un incremento del 15% con respecto al año anterior.

La crisis del coronavirus ha llegado a España justo cuando comienza la época álgida de llegada de alumnos. Las consecuencias se verán a corto, medio y largo plazo, ya que actualmente hay alumnos que han cancelado sus viajes de estudio por causas diversas, entre ellas la suspensión de comunicaciones, como es el casos de Italia, país emisor de la mayoría de alumnos en esta fechas. Según datos actualizados de la federación, las cancelaciones de alumnos rondan el 80% en algunas zonas del país, con pérdidas millonarias y despidos inminentes.

No solo se está viendo afectada la enseñanza del español en nuestro país, sino también todas las empresas que dependen del turismo idiomático, el cual se entiende como el conjunto de actividades que realizan las personas durante sus viajes y estancias, con el fin de hacer una inmersión lingüística en un idioma nuevo. Cabe destacar las familias de acogida, residencias de estudiantes, monitores, guías, restauración, transporte, comercio, ocio, etc.

Aunque la motivación principal de los estudiantes es el aprendizaje o perfeccionamiento del español, son muchos los estudiantes que llegan en grupos y suelen contratar «paquetes» de «inmersión lingüística» de entre una semana y un mes de duración, donde alrededor de las clases aglutinan todo un abanico de actividades culturales, históricas y gastronómicas del lugar, quedando repartidos los beneficios en diferentes actores de la economía local, regional y nacional.

En la convención anteriormente citada se valoraron los datos recogidos entre sus centros federados con relación a las cancelaciones para hacer balance de los últimos datos registrados y analizar el problema, destacando el alto número de anulaciones que se producen día a día de forma masiva. Además, se estudiaron las consecuencias económicas, donde se contabilizan pérdidas millonarias que repercuten directamente sobre el empleo, produciéndose centenares de despidos que afectarán a multitud de familias en todo el territorio nacional, debido a la drástica bajada de estudiantes y la incertidumbre creada.

Desde FEDELE y sus escuelas federadas se pide un mensaje de tranquilidad a las autoridades, ya que el 90% de los efectos negativos de esta crisis no vendrán dados por el contagio del virus, sino por las decisiones derivadas del pánico. FEDELE quiere poner de relieve que España sigue siendo un destino seguro y confía en que las instituciones ayuden a paliar tales efectos. Asimismo, ya se ha comenzado a trabajar en un plan de actuación ante dicha incertidumbre para volver a la normalidad cuanto antes, de lo contrario es incalculable el impacto económico y social en el sector derivado del coronavirus.

Federación Española de Asociaciones de Escuelas de Español para Extranjeros.

Menú