Políticas públicas y educación ELE

Para conocer la situación del sector de la enseñanza del español como lengua extranjera en España y las políticas públicas que se aplican para su fortalecimiento, preguntamos a varios expertos como Laura García, del Área de turismo de Negocios e Intereses Especiales de TURESPAÑA, Álvaro García Santa-Cecilia, como subdirector académico del Instituto Cervantes, o Carlos Botella, de la escuela Españolé.

politicas publicas educacion ele

Por parte de TURESPAÑA, se señala que desde una perspectiva turística se trata de un sector que representa una gran oportunidad para España, que aporta múltiples beneficios a numerosos destinos de nuestro país. El turismo idiomático proporciona rentabilidad, desconcentración territorial, cierta desestacionalización, además de otras aportaciones socio culturales de gran valor. Al igual que desde las escuelas, que indican el fuerte crecimiento del sector provocado por la influencia que está adquiriendo en mercados tan importantes como el estadounidense y el asiático.

Buena salud del sector ELE

Desde el Instituto Cervantes hablan de la buena salud de la que goza el sector de la enseñanza de ELE en España. A pesar de que los años más crudos de la crisis afectaron al sector, la fortaleza de las estructuras ya creadas, en distintos ámbitos, ha permitido mantener la continuidad de los productos y servicios en la especialidad.

En el ámbito académico hay una trayectoria acreditada de más de veinte años en la que las universidades han venido ofreciendo másteres y cursos de posgrado que recogen los avances de la especialidad ELE. A esta línea se une ahora el recién creado Diploma de Acreditación Docente del Instituto Cervantes (DADIC), que aporta un elemento más a disposición de quienes estén interesados en acreditar su capacidad docente. Por su parte, las editoriales especializadas en ELE vienen demostrando hace muchos años un alto nivel de profesionalización, con una oferta de materiales didácticos que están a la última de los avances de la investigación aplicada. Además, la oferta de cursos de español en España a cargo de centros públicos y privados ha ido experimentando, en términos generales, un incremento en la calidad de los servicios que constituyen hoy día un importante atractivo para el turismo idiomático.

A este respecto, colaboraciones entre el sector público y el privado como la que representa el Sistema de Acreditación de centros Docentes del Instituto Cervantes (SACIC) en relación con FEDELE son un ejemplo de lo mucho que se puede avanzar si se establecen políticas orientadas a la acreditación de la calidad que garanticen una oferta más sólida y sostenible en el ámbito de la enseñanza y el aprendizaje de ELE.

Promover el español y las culturas en español por todo el mundo

Si se consideran las políticas públicas como los proyectos y actividades que diseña y gestiona un Estado a través de un gobierno y una administración pública para responder a las necesidades de una sociedad, hay que decir que, en relación con la enseñanza y la difusión del español, la situación actual recoge casi treinta años de iniciativas importantes al más alto nivel.

La creación de los Diplomas de Español como Lengua Extranjera (DELE), certificación lingüística creada en la línea de lo ya realizado por otras grandes lenguas de comunicación internacional, o la puesta en marcha del Instituto Cervantes (marzo de 1991), son dos claros ejemplos de la visión que las políticas públicas impulsaron en la España de principios de los 90 con la vocación de promover el español y las culturas en español por todo el mundo.

En años más recientes, el convencimiento de que el español es expresión de un patrimonio compartido por España y los países latinoamericanos que hablan español, fue consolidando una serie de líneas de actuación cada vez más definidas hacia una política “panhispánica”, que hoy concebimos como una alianza estratégica indispensable para situar al español como una de las grandes lenguas de comunicación en el mundo de la globalización.

Este enfoque, en el que se sitúa de forma muy activa el Instituto Cervantes, es uno de los mayores aciertos de las políticas públicas impulsadas por España, desde distintos gobiernos, en los últimos años.

Promoción exterior del turismo idiomático

En lo que a la promoción exterior del turismo idiomático se refiere, TURESPAÑA desarrolla un esfuerzo significativo en determinados mercados prioritarios. Ello se traduce tanto en el desarrollo de acciones de marketing cuyo objetivo único es la promoción del “producto” turismo de enseñanza del español, como en otras de carácter más general que incorporan el componente idiomático de manera adicional.

El Instituto Cervantes, un agente activo en la proyección internacional del español, tiene muy presentes los datos en los que se concentran los mercados incipientes y orienta sus políticas con idea de abrir su red a estas zonas emergentes y establecer alianzas con actores locales.

Las políticas públicas de cooperación internacional, que concitan el trabajo conjunto de organismos como el Instituto cervantes y la AECID, además de los programas de acción educativa en el exterior del Ministerio de Educación, se están orientado de forma clara hacia estos nuevos focos de interés por el español y trabajan para establecer acciones comunes que garanticen una respuesta cada vez mejor coordinada, siempre en consonancia con las alianzas estratégicas que se han ido tejiendo con los países latinoamericanos que hablan español.

Las estrategias que se están realizando por parte de los agentes públicos para el desarrollo de los mercados incipientes en la educación ELE pasan por, en primer lugar, estudiar el potencial turístico de este mercado. En este sentido, factores como la conectividad o el procedimiento para la obtención de visados tienen un peso fundamental a la hora de plantear una estrategia de promoción turística en un destino determinado.

Coordinación entre organismos públicos y privados

Sobre los aspectos en los que podrían mejorar las relaciones entre los organismos públicos y los diferentes actores del sector, los expertos indican que, en relación con la promoción turística en el exterior, siempre es positivo alcanzar una mayor coordinación entre organismos privados y públicos. La coordinación en la planificación y desarrollo de actuaciones en los diferentes mercados objetivo puede traducirse en la suma de esfuerzos estratégicos, de inversión, imagen, etc. que redundarán seguro en una mayor eficacia de aquello que emprendamos.

Además, el impacto económico de los turistas idiomáticos es mucho mayor frente a otros tipos de opciones turísticas que están consolidados en España como la de sol y playa; sin olvidar que el idioma y la cultura son recursos turísticos inagotables. Los organismos públicos deberían mejorar en su labor de velar por que la oferta de productos y servicios relacionados con la enseñanza del español, dentro y fuera de España, si sitúen en estándares de calidad que mantengan el atractivo de la oferta y no devalúen lo mucho que se ha ido consiguiendo.

 

En ocasiones, la oferta de cursos de ELE que ofrece el sector privado adolece de precariedad, por ejemplo, en las condiciones de empleo, algo que se ha visto acentuado en momentos en los que las crisis económicas han empujado al sector a competir en precio a costa de la calidad de la oferta. Crear sistemas de acreditación de la calidad, como ha hecho el Instituto Cervantes con su SACIC, puede ser una forma de contribuir a que los estándares queden claros y que las empresas que luchan por mantener la calidad de sus servicios puedan ver reconocido su esfuerzo.

Políticas públicas para fortalecer el sector ELE

Por otra parte, las instituciones públicas deberían también apoyar los sistemas de certificación oficiales a través de su reconocimiento, como forma de garantizar la calidad y la igualdad de oportunidades.

Los certificados de lenguas elaborados por instituciones especializadas y de reconocido prestigio son esenciales para garantizar que los estudiantes o profesionales que acuden a nuestro país dominan el idioma con la competencia exigible y generar actividad económica vinculada a la certificación y a sus servicios añadidos, como formación para la preparación a los exámenes, materiales de editoriales, etc.

En la dirección inversa, desde el sector privado al público, no cabe duda de que el dinamismo de los agentes privados relacionados con las industrias del español aporta ideas y propuestas que se incardinan de forma más ágil en el ritmo de la globalización y, de este modo, marcan muchas veces el camino a las políticas públicas, muchas veces constreñidas por la lentitud de los procedimientos regulatorios.

Al igual que en tantos otros sectores, la colaboración público-privada, en el campo de ELE, es un factor esencial para garantizar el objetivo compartido de hacer del español uno de nuestros más importantes activos de proyección cultural.

Menú