FEDELE
Como es bien sabido, Valencia es la ciudad de la luz y, sobre todo, del fuego. Y es precisamente con fuego como los valencianos celebran la noche más mágica del año: la Noche de San Juan.

La noche del 23 al 24 de junio se celebra en muchas partes del mundo la Noche de San Juan, la más corta del año. Es por eso que desde siempre esta noche se considera mágica y se viene celebrando desde muy antiguo con fuego y con distintos rituales. Por supuesto los fuegos artificiales, tan típicos en Valencia, son también protagonistas indiscutibles.

Dada su popularidad, esta fiesta tan especial la celebran miles de personas en las playas de todo el país, y Valencia es, sin duda, una de las ciudades donde más tradición tiene. De hecho, son cientos los que se reúnen en la playa de la Malvarrosa para encender sus hogueras y pedir sus deseos, junto con sus amigos o familiares. Pero no sólo se celebra en la capital del Turia, sino que en todos los pueblos costeros de la provincia, como Puçol, la gente se reúne para disfrutar de la noche. Sin embargo, es en Valencia donde más popular es y, por tanto, donde más personas se congregan.

El ritual que da comienzo a la noche se realiza al caer el sol, cuando la tradición manda darse un baño y pedir un deseo. Dicen que este baño traerá salud durante el año y que elimina las energías negativas. Después de esto, se encienden las hogueras, y la playa de la Malvarrosa se convierte en todo un escenario de luz y fuego; casi todos los congregados empiezan además a preparar la cena que más tarde se cocinará a las brasas. Algunos acompañan este encendido de hogueras con una buena sangría o una cerveza fría, algo muy típico también.

Pero es a medianoche cuando la fiesta llega a su máxima expresión. A las doce de la noche todo el mundo se acerca a la orilla, bien para mojarse los pies, bien para saltar las olas mientras piden sus deseos para el verano. Después de esto, y ya quedando sólo brasas en lo que antes eran hogueras, muchos son los valientes que se atreven a saltarlas. Dice la tradición que quien salta esas brasas tendrá protección durante todo el año.

Por todo esto y por ser Valencia el escenario perfecto para una noche tan mágica, la Noche de San Juan se convierte en una oportunidad perfecta para que los estudiantes de español conozcan un poco más la cultura del país, celebrándola con los valencianos y aprendiendo a la vez el idioma.

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.
Menú