El mirador de San Nicolás es uno de los sitios más queridos por los estudiantes, tanto de día, como de noche. Gracias a los músicos y a los artesanos que se reúnen ahí hasta la caída del sol, se vive una atmósfera relajada y amena que favorece el diálogo y las amistades. Con la puesta del sol se puede disfrutar del silencio contemplando la vecina Alhambra y la ciudad que se prepara para la fiesta. Gracias a los paseos por el Albaicín que Instituto Mediterráneo Sol organiza, podrás conocer este singular rincón que nos deja a todos sin palabras.

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.
Menú