¿Cómo podemos divertir a nuestros alumnos mientras conocen la ciudad y aprenden nuevo vocabulario?

Esta es una de las preguntas que nos hacemos día a día los docentes de ELE. A raíz de esta cuestión, y dada la riqueza cultural y el clima amable del que disfrutamos en gran parte de España, nace la actividad que llamamos “selfies en la ciudad”, una forma distinta y agradable de practicar las primeras lecciones de español sobre ubicaciones, descripciones y las primeras preguntas básicas. De paso, los alumnos se relacionan entre sí y con los habitantes de la ciudad.

como divertir a un alumno ele

Dos tareas diferenciadas:

Por un lado, los estudiantes se dividen por grupos, o al menos en parejas, en función del volumen de la clase. Cada grupo ha de hacerse una serie de selfies en diferentes monumentos, estatuas, edificios emblemáticos, plazas famosas, etc. de la ciudad de un listado que les proporcionaremos. Pero no vamos a ponérselo fácil, ni dejarles usar Google Maps, sino que tienen que preguntar cómo llegar a cada uno de ellos a distintas personas de la calle. Así, tienen que conseguir llegar a cada uno de los lugares asignados y hacerse la foto lo más divertida posible.

Por otro lado, una vez superada esta primera tarea y con los selfies ya listos, se pasa a la segunda tarea que se basa en practicar el vocabulario de “preguntar por el precio”. En este caso, han de llevarle al profesor/a la información sobre cuánto cuestan las bebidas más típicas de la ciudad como el cortado, horchata, granizado o el carajillo, y explicar cómo se llega a los distintos bares de los que han obtenido la información.

El grupo más intrépido y más rápido en llevar a cabo todas las tareas y en mandar un email al profesor/a con la información y los selfies será el ganador. Como premio, podemos optar por distintos objetos de carácter didáctico y subir a nuestras redes sociales, a modo de destacado, el selfie más divertido del grupo ganador.

Se trata de una manera amena y divertida de poner en práctica todo lo aprendido en el aula y de comenzar un viaje de inmersión cultural.

Artículo redactado por Montse Alcón y Patricia Vallés de Ágil de nuestro centro federado Ágil Spanish Institute en Castellón de la Plana.

Menú