Ávila

El símbolo inconfundible de Ávila es su muralla. Se ve desde la distancia y convierte a la ciudad en uno de los recintos amurallados mejor conservados de Europa.

En su interior, encontrarás una Ciudad Patrimonio de la Humanidad de calles empedradas, imagen medieval, interesantes iglesias, sabrosa gastronomía y un ambiente sosegado que te ayudará a desconectar.

La icónica muralla

La icónica muralla de Ávila es visitable con un recorrido de 1700 metros. Sus vistas a la catedral, a la plaza del Mercado Grande o a los alrededores de la ciudad, bien merecen subir a ella. Esta catedral es considerada la primera catedral gótica de España y se encuentra adosada a la muralla porque fue proyectada también como fortaleza.

El recinto amurallado tiene origen medieval. La muralla sirvió para controlar la entrada de víveres, el paso de mercancías, y para aislar la ciudad de posibles pestes y epidemias, además de para su función defensiva.

Su trazado tiene forma de rectángulo irregular y está fortificado con torres y cubos coronados por almenas. Tiene nueve puertas de ingreso a la ciudad, la más espectacular de las cuales es la del Alcázar. Fue declarada Monumento Nacional en 1884.

Un poco de historia

El Real Monasterio de Santo Tomás, la basílica de San Vicente o la basílica de San Pedro, son también espacios religiosos de interés. Para aprender más sobre la mística y sus personajes en Ávila, es recomendable conocer el Centro de Interpretación de la Mística.

Una ciudad única y tranquila

Ávila es una ciudad tranquila que invita a disfrutar con calma del tiempo. Por ejemplo, el momento del atardecer desde el mirador de los Cuatro Postes. Está extramuros y, si te acercas al caer la noche, descubrirás la vista de la muralla iluminada en la oscuridad.

Conoce nuestros centros federados

FEDELE cuenta con centros federados en Santiago de Compostela.

Enlaces directos:

Palacio de Polentinos

Museo de Arte Oriental

Gastronomía de Ávila